Ducha bitérmica

La ducha Bitérmica o escocesa es una terapia de hidromasaje a presión donde se alterna el agua caliente y con el agua fría, que recorren todo el cuerpo, es recomendable tomarla después de una baño o tratamiento de calor.

El contraste de diferentes temperaturas simultáneamente provoca que los vasos sanguíneos se contraigan y baje la frecuencia de las pulsaciones del corazón, aumentando la presión arterial. Se suceden por tanto dos efectos: la vasoconstricción por hipertensión al contacto con el agua fría y la vasodilatación por hipotensión del agua caliente. Las series consecutivas de exposición al agua fría y caliente genera un masaje constante que produce muchos beneficios en el organismo:

• Antiestrés: el agua fría activa el sistema nervioso para que se recupere en contraste con el agua caliente, que relaja y produce un efecto sedante, relajante y, en cierta medida, tonifica.

• Mejora el sistema circulatorio: reactiva la circulación sanguínea.

• Tonificadora: el agua caliente abre los poros y elimina las toxinas de la piel por el aumento del riego sanguíneo en la dermis.

• Mejora el sistema inmunitario: entrena los vasos sanguíneos para contraerse y dilatarse para mantener mejor la temperatura cuando el organismo es expuesto al frío.


Precauciones:

• No es recomendable para individuos con problemas cardiovasculares o con desordenes graves de tensión arterial.

¡Es obligatorio

el uso exclusivo de traje de baño, gorro, toalla y chanclas

Descubre todas las combinaciones y tarifas de nuestros tratamientos termales en León.